MES DE LA NIÑEZ: FIESTA DE DERECHOS HUMANOS

En la historia de la humanidad, la infancia, como una edad con particularidades y necesidades, no fue reconocida sino hasta pasada la mitad de siglo XIX y solamente en Francia.

Los niños eran considerados “adultos pequeños”. Fue en 1924, en Ginebra, que Eglantyne Jebb, mujer marcada por los horrores de la Primera Guerra Mundial, quien pudo advertir la necesidad de protección especial para los niños en el texto “Declaración de los Derechos del Niño” donde puso más ‘énfasis en los deberes del adulto hacia los niños y niñas, que sobre los derechos de la Niñez”. Esto fue la semilla para que posteriormente en 1947 se creara el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

En 1959, y sólo con diez principios, se aprueba en la Asamblea General de las Naciones Unidas la primera “Declaración de los Derechos del Niño”. Pero es hasta el 20 de noviembre de 1989 que la Organización de las Naciones Unidas redacta la “Convención sobre los Derechos del Niño”, que es el primer instrumento internacional jurídicamente vinculante de la protección de los Derechos del Niño.

En este mes, celebramos a la niñez pero sobre todo, es una fiesta de derechos humanos alcanzados, y también el reconocimiento de retos al respecto, pues tan sólo en México no se tienen cifras precisas de la trata y secuestro de infantes y adolescentes; hasta 2016 se tenían registro de 70,000 casos de menores de edad sujetos a explotación sexual, sin embargo muchos Estados del País no realizaban el acopio de esta información.

Es por ello, que tanto gobiernos, familias y comunidad, tienen las obligaciones de proteger y hacer que niñas, niños y adolescentes vivan en las mejores condiciones posibles. También en México ha habido iniciativas destacadas del Estado en pro de la infancia. En 1961 fue creado el Instituto Nacional de Protección a la Infancia (INPI) y cuyo germen fue el programa en la Ciudad de México de desayunos escolares gratuitos que impulsó el Programa Gota de Leche desde 1929.

Posteriormente en 1975 el Instituto cambió de nombre a Instituto Mexicano de Asistencia a la Niñez (IMAN) y ya en 1982 a Desarrollo Integral de la Familia (DIF). Su labor consistió en los servicios de guarderías, jardín de niños, orientación nutricional, dispensario, banco de leche y centros de rehabilitación para personas con discapacidad.

Actualmente la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, que está en vigor desde 2014 por decreto y a resguardo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en México. En esta ley queda establecido que es deber del Estado, las familias y la sociedad, respetar y auxiliar a niñas, niños y adolescentes para proteger sus derechos, así como garantizarles un nivel adecuado de vida.

En esta Ley, el artículo 12, establece que toda persona tiene la obligación de hacer del conocimiento inmediato de las autoridades competentes, casos de niñas, niños y adolescentes que sufran o hayan sufrido, en cualquier forma, violación de sus derechos, para que en tal caso le sea proporcionada atención, y se tomen las medidas de protección y restitución de sus derechos.

El Colegio de Puebla, A.C., como institución educativa, celebra los derechos humanos para la infancia y la adolescencia, pues en la medida que podamos como sociedad e instituciones ofrecerles lo indispensable para desarrollarse tendremos más posibilidades de un futuro con expectativas positivas.

Así El Colegio abandera en particular la obligación del Estado de garantizar la educación para niñas, niños y adolescentes, conforme al Artículo 3ro constitucional, ya que vemos en ésta su principal alimento para hacer frente a la vida; y eso conlleva a hacer mejores ciudadanos y seres humanos comprometidos y capaces de aportar a nuestra sociedad.

CONVENIOS